Réquiem por Iván

A veces uno necesita morirse.

Florestán[1]

 

La mañana era fría, como deben serlo todas las mañanas tristes, todas las mañanas de duelo; y en el Campo Marte todo estaba alineado: los soldados, las sillas, las banderas, las armas, los ataúdes, los retratos de los nueve muertos el martes pasado en el accidente del avión de la Secretaría de Gobernación. Todo estaba alineado menos las emociones.

 

La bandera monumental distribuía, al ondear en lo alto, luces y sombras. En el centro del campo las ocho cajas (los familiares del capitán Álvaro Sánchez y Jiménez prefirieron lo privado), pero al frente, las fotos de los nueve muertos a menos de mil metros de donde ayer el Estado mexicano los despedía.

 

Al frente de los ataúdes, el de Juan Camilo Mouriño, que sonreía desde una fotografía colocada al pie de la caja.

 

En las tribunas, trabajadores de la Secretaría de Gobernación, gobernadores, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, dirigentes de los partidos, de las cámaras, de la Corte, del IFE, empresarios.

 

Una carpa era insuficiente para contener el dolor y devastación de los familiares de las víctimas. Madres y padres que habían perdido a sus hijos, hijos que habían perdido a sus padres, mujeres que habían perdido a sus hombres, hombres que habían perdido a sus mujeres. El Campo Marte los abrazaba.

 

A las nueve en punto ya había llegado el gabinete presidencial, arribó el presidente Calderón y su esposa Margarita, y fue directo al centro de la alineación de gobierno, justo frente al retrato y cadáver de su amigo.

 

Y allí habló el jefe de Estado en un tono que contenía su pesar. No dejó espacio para el sentimiento, duelo personal que no ha podido cubrir.

 

Lo único que se permitió al final fue un réquiem, el de los bienaventurados, y un apunte del legado de su amigo.

 

En medio de un doloroso silencio, un clarín rasgó el espacio. Le acompañó el redoble mortuorio de los tambores, suave, bajo, grave, acompasado.

 

El silencio pesado del Campo Marte sólo era roto por los sollozos, los latigazos de las cámaras y el flamear de la bandera.

 

El Presidente se acercó a los familiares al tiempo que efectivos de la PFP recogían y doblaban las banderas de los ataúdes. En fila, las llevaron, una a una, al presidente Calderón, que una a una las entregó a cada esposa, a cada padre, a cada hijo, a cada familia.

 

Fue el momento más intenso.

 

Y al terminar, la despedida. Comenzó el cortejo mortuorio, una tras otra, las ocho cajas. No hubo otro desfile que el de los ataúdes hacia la salida, en medio de un aplauso largo y triste.

 

Al final, cuando los muertos se habían ido y sólo quedaba el dolor, una niña recibió una foto que habían colocado frente a uno de los ataúdes. La pequeña María de los Ángeles besó el retrato desde el que le sonreía su papá, Juan Camilo.

[1] Joaquín López Dóriga-. “Réquiem por Iván”, en Milenio diario, viernes 7 de noviembre de 2008. Disponible en http://www.milenio.com/node/109675


Anuncios

Una respuesta

  1. Desde luego es una crónica pues con base a lo expuesto por Máximo y por Campbell, tiene como principal propósito informar prestando mayor atención al CÓMO se dan los hechos. En tal caso: se informa cómo fue la ceremonia luctuosa de despedida en honor a los muertos del “avionazo”.
    Tiene un orden temporal dado: comienza por describir y narrar el inicio de la ceremonia hasta el término de la misma. El reportero es testimonio del acontecimiento. La crónica está descrita con sencillez.
    De acuerdo con lo visto en clase, también podemos notar que no muestra diálogos de las personas, sólo acciones. En este caso sólo describe las acciones de algunas personas pero no diálogos por que se trata de un acontecimiento que se presta para describir la acción al ser una ceremonia luctuosa en la que el accionar de la gente dice más que las palabras que se puedan emitir.
    Intervienen juicios de hecho al describir el ambiente en el que se desarrollan los hechos.
    Su estructura equivale a: detalles (describe el ambiente físico y emocional que se sentía al iniciar la ceremonia), interés secundario (describe lo que había ahí: las personas que asistieron, en qué consistió la ceremonia) y clímax (describe el final del evento: la despedida de los cuerpos y en especial: la acción de la hija de Mouriño).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: