Un minuto para la eternidad

Fue el minuto más largo de la historia del Sevilla. El humo de las bengalas cubría de un manto de niebla el Louis II de Mónaco. No sonó el himno de la «Champions», sino una pieza más acorde con la ocasión. Los dos equipos en el centro del campo. Uno enfrente del otro. Todos entrelazados por los hombros con brazaletes negros en sus brazos. Los milanistas miraban al frente. Lo sevillistas, al suelo. Seguro que se escapó más de una lágrima. Imposible retenerlas. Era el primer partido sin el compañero, sin el amigo,

 

En la banda, el resto de la expedición sevillista vivía el minuto de silencio cogidos de la mano. Estaban todos. Desde el entrenador a los utilleros pasando por el resto de los jugadores. Hasta Monchi y Alfaro quisieron estar lo más cerca posible del vestuario y no en el palco. Todos con el «16» de Puerta en su espalda.

 

El silencio en el estadio era sobrecogedor. Tanto en el fondo italiano como en el español. Desde la grada de los seguidores sevillistas se escucharon dos gritos desgarrados. «¡Vuelve Antonio!» y «¡te queremos Antonio!». La afición milanista, igualmente emocionada, comenzó a corear el nombre de Puerta. También dos grandes pancartas colgaban de sus vallas. «Onore a Puerta» -en el descanso los «tifossi» de ese área recorrieron todo el campo para juntarse con la afición sevillista y ofrecerles su pancarta en otro gesto de hermanamiento y solidaridad muy emotivo- y «In silenzio apprezziamo il vostro impegno, forza ragazzi». En el otro fondo, por supuesto, las pancartas de recuerdo al futbolista eran muchas más. En el marcador, la imagen de Puerta besándose el anillo.

 

El pitido del árbitro nos devolvió a todos a la realidad. El nombre de Puerta atronaba en el estadio y fue la constante durante todo el partido, con momentos culminantes como cuando Renato marcó el primer gol y el equipo se hizo una montaña humana con sus brazos levantados hacia al cielo.

 

«Teníamos que estar aquí porque Antonio Puerta hubiera querido que estuviéramos. Nos hemos acostumbrado a los finales y el ambiente no se vive en ningún lado como donde se juega», sentenciaba un aficionado sevillista.

 

 

Fuente:

Enrique Ortego. “Un minuto para la eternidad”, en ABC.  Sección deportes, 1 de septiembre de 2007. Disponible en http://www.abc.es/hemeroteca/historico-01-09-2007/abc/Deportes/un-minuto-para-la-eternidad-emocionante-homenaje-a-antonio-puerta-en-los-prolegomenos-del-partido_164612328986.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: