Es mucha la fe, poca la gente y grande la caridad

Como cada año, ríos humanos se dirigen a la Basílica de Guadalupe; algunos fieles no alcanzan el objetivo al sufrir diversos percances, incluso, encontrar la muerte en el camino.

 

México.— De rodillas y de pie y con ampollas en carne viva. En bicicletas, pedaleando sin cesar, o apretados en carros viejos, cuyo viaje es un albur, como sucede cada año en estas romerías que conducen a la Basílica de Guadalupe, donde se apelmazan y ríen o se santiguan y lloran, aunque para muchos esto también es un paseo.

Hoy vienen pocos, menos que en otros años, graneadas las avenidas que llevan a una ermita, pero con el sacrificio a cuestas y la pobreza de una mayoría que se arrastra y la recibe gente solidaria que espera con viandas gratis, pues esa ha sido su promesa de meses o años. Es la masa que acumula la misma esperanza.

Es mucha la fe, poca la gente y grande la caridad. De Puebla, Tlaxcala, Estado de México, Oaxaca, Querétaro, Hidalgo y Michoacán. Es de donde más provienen. Habrá quienes ya no regresen a sus pueblos, pues se quedaron en el camino, ya sea porque se accidentaron o porque ya no pudieron avanzar.

Miles salieron el miércoles de sus comunidades, y tenían como meta llegar a los festejos del nacimiento, hace 477 años, de la imagen guadalupana, pero no todos pudieron llegar, como Bernardo Roldán Madrid, quien venía de Texmelucan Puebla, pues fue atropellado a las 6:00 por un microbús en la calzada Ignacio Zaragoza.

Bernardo cayó al suelo, luego de ser atropellado por la camioneta que conducía Víctor Hugo González Torres, quien intentó escapar, pero fue acorralado por los demás peregrinos. El mayor accidente, sin embargo, fue provocado por un trailer y dos automóviles en la autopista México–Puebla, a la altura del kilómetro 44+500, donde resultaron lesionados diez peregrinos.

            Los atropellados, dos de ellos de gravedad, fueron trasladados a un hospital del municipio de Chalco, Estado de México.

            La Ciudad de México continúa embotellada debido a la procesión de fieles. La calzada Zaragoza, por la que más ingresan, fue cerrada a la circulación vehicular en los carriles laterales en el sentido de oriente a poniente.

            En dichas zonas varios vehículos se estacionan para ofrecer alimentos a los peregrinos. Los comerciantes, sin embargo, abusan en los precios de sus productos, pues algunos venden el agua embotellada hasta 150 por ciento más de su costo normal, e incluso el precio de los pambazos es de 40 pesos.

            Pero los feligreses, mientras más avanzan, más solidaridad encuentran en el camino. Lo comprueban varios que se detienen en el cruce de calzada de Guadalupe y Joyas. La familia Martínez Cuevas, procedente de Cuautlalpan, municipio de Texcoco, regala salsa de chicharrón, arroz, frijoles y tortillas.

            “El año pasado también trajimos agua, pero hoy no se pudo”, dice Víctor Cuevas, acompañado de su suegra María Parra, su esposa Jeimi Liliana y sus niños Evelin e Isaín, que llegaron muy temprano.

            Los peregrinos se agolpan alrededor de la camioneta y reciben la porción de comida. Agradecen la ayuda y continúan rumbo al santuario.

 

—¿Por qué lo hace?

—Por gratitud, porque siento que “ella” –dice Víctor, refiriéndose a la Guadalupana— nos ha ayudado mucho, y “ella” nos da, hay que compartirlo.

—¿Es una manda?

—No. Lo que pasa es que hace tiempo yo viví en Tlaxcala, y cuando venía acá, al DF, vi a la gente que regalaba comida, y ya después se me vino a la mente hacer lo mismo comenta Víctor, comerciante de materia prima para hacer trofeos.

—¿Nada más por eso?

—Es por fe y gratitud, porque nosotros comemos de la gente.

 

Otro regala frutas.

—¿Es una manda?

—No, patrón, es por gusto; pero no tenemos tiempo de platicar, patrón – agrega el buen hombre, mientras llena bolsas de plátano y naranjas.

 

Los dueños de una Hummer amarilla, placas del Distrito Federal, reparten agua embotellada de sabores y cientos de emparedados. Decenas de peregrinos se agolpan a pedir. Una policía les pide que se contengan.

Están en la esquina de Fortaleza y calzada de Guadalupe. Hay malagradecidos que echan a la basura parte del regalo. Esto lo ha observado Mario, propietario de la fonda La Abuela, quien desde hace seis años ayuda en dicha labor a la familia de la Hummer.

 

Canseco, Flor y Humberto Ríos Navarrete. “Es mucha la fe, poca la gente y grande la caridad”, en Milenio Diario, disponible en http://www.milenio.com/node/130726

 

Anuncios

Una respuesta

  1. En este texto, se pueden identificar los siguientes rasgos que nos permiten definirlo como una crónica:
    1. El escritor, nos muestra la atmósfera en donde se realizaron los hechos, el clima humano, el ambiente, la psicología de los personajes y todo el contexto inmediato en el cual, se desarrollan los acontecimientos.
    2. En el texto, plasma la narración y la descripción, permitiéndole realizar análisis y reflexión sobre los sucesos.
    3. recoge el cronista -para dar color y verosimilitud a su texto, frases pertinentes de algunos testigos.
    4. El cronista va más allá de los hechos, ya que describe el ambiente en que se producen y el contexto donde se desarrollan.
    5. Elabora a lo largo del relato una interpretación.

    Utiliza la estructura básica para redactar su crónica, ya que inicia relatando los detalles, (después pasa a narrar y describir los intereses secundarios para posteriormente, finalizar con el clímax.

    Esta crónica, proviene del día festivo “12 de Diciembre”, ya que en esas épocas, los feligreses realizan viajes desde diversos puntos de la república para visitar la Basílica de Guadalupe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: