Víctimas de Somalia: entre la miseria, los piratas y los traficantes

Escudos humanos. En eso se han convertido los refugiados y emigrantes que cruzan el golfo de Adén desde la explosión de la piratería -y de los intentos de reprimirla- en el Océano Índico, según Francisco Otero, jefe de la misión de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Yemen. “La vigilancia ha producido cambios en los procedimientos de los traficantes de personas y de los piratas de la región: ambas mafias han empezado a operar como si hubiesen constituido una sociedad”, denuncia en una conversación telefónica. La asociación clandestina ha empeorado todavía más la ya de por sí degradante situación de los civiles que huyen de Somalia, que ahora también están sujetos a la ley de los piratas en alta mar.

Los africanos dedicados al saqueo y secuestro de buques, de acuerdo con la descripción de Otero, se camuflan con los refugiados para planear los potenciales abordajes sin ser detectados por las patrullas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y de la misión Atalanta. Esta presencia ha embrutecido el trato a los pasajeros, que acostumbran viajar hacinados -incluso amarrados y en las bodegas de carga- y sin comida ni bebida. El jefe de la misión de MSF, que tiene 48 años y nació en La Coruña, relata que los navíos prolongan las travesías hasta seis días, en función de las necesidades de los piratas: “Esta gente armada y violenta claramente aumenta la inseguridad y los riesgos para la población civil que escapa de Somalia”.

Una población sin otra opción -realidad tétrica hasta extremos impensables que MSF detalló en un informe de junio de 2008-, para la que el merodeo de la policía marítima sólo añade perjuicios. La semana pasada, las ONG que trabajan en la zona (entre ellas, el Comité Internacional de la Cruz Roja e Intermón Oxfam) alertaron por enésima vez sobre la enorme dimensión de la catástrofe humana con epicentro en Mogadiscio, que a la lucha armada interna suma el agravante natural de la sequía, una de las peores de la última década. Según los cálculos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), alrededor de 3,2 millones de somalíes necesitan asistencia alimentaria.

El destino de los que no saben nadar

Geográficamente separados por el golfo de Adén, Somalia y Yemen pertenecen al grupo de países de pobreza inestimable, según los últimos cálculos estadísticos disponibles en el Banco Mundial (BM). Las dificultades para acceder a las fuentes de información ahondan la sensación de inestabilidad de la región (todos los datos del BM son provisionales). Un perfil difuso de Somalia y Yemen emerge de la consideración del producto bruto por cabeza (428 y 644 euros), la expectativa de vida (48 y 62 años), la mortalidad infantil (90 y 75 bebés fallecen cada 1.000 nacimientos), la desnutrición de los niños menores de 5 años (33% y 41%) y el acceso al agua potable (29% y 66% de la población).

Pero, aún con la perspectiva de un cambio que no signifique necesariamente una mejora, alrededor de 50.000 somalíes y etíopes se aventuraron en 2008 a cruzar el golfo de Adén -aunque una minoría usó el camino terrestre de Yibuti- con la intención de refugiarse en Yemen, de acuerdo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Esta agencia afirma que 590 refugiados perecieron en el trayecto y 359 desaparecieron sin dejar rastro. En lo que va del año, ACNUR ha detectado alrededor de 20.000 refugiados llegados a distintos puntos de los 500 kilómetros de la costa yemení, 131 muertos y 66 extraviados en el camino.

Para algunos, la lucha contra la adversidad concluye con la contemplación de Yemen, que la experiencia de la tragedia somalí transforma en tierra prometida. MSF señala que la llegada a la Península Arábiga es el momento crítico -y el de mayor peligro- de la travesía porque los traficantes evitan ponerse al alcance de las fuerzas de seguridad costeras. Con esa prevención, arrojan por la borda a los emigrantes, a menudo desde aguas profundas, para que lleguen por sus propios medios a la playa. “Pero la mayoría de los africanos no saben nadar y se ahogan”, apunta Otero.

De un infierno a otro

“Somalia padece un desorden crónico. No existe información precisa sobre desarrollos económicos y financieros, circunstancia que obsta la cooperación con nuestra institución”. Con esta explicación, el Fondo Monetario Internacional (FMI) justifica la inexistencia de registros que involucren a Mogadiscio. Sobre Yemen, el FMI se pronuncia con mayor amplitud: “es uno de los países más pobres de Oriente Medio. Alrededor del 35% de la población vive por debajo de la línea de la pobreza. Sus reservas de petróleo se agotarán entre el año próximo y 2012, con el agravante de que Yemen tiene escasos recursos naturales. El agua escasea, las instituciones públicas son débiles y la inseguridad aumenta mientras se extiende el uso del ‘qat’, un narcótico vegetal al alcance de la clase baja”.

La coyuntura yemení no es, precisamente, alentadora. Pero en Somalia, las milicias de insurgentes y las fuerzas que se atribuyen el derecho a gobernar el país libran una guerra civil desde 1991. Más de 800.000 somalíes abandonaron Mogadiscio desde enero de 2007 -casi un tercio de la población de la capital-, expulsados por la violencia continua y los abusos contra los derechos humanos, según un informe de Human Rights Watch. En el centro del país, más de un millón de somalíes han sido desplazados de sus hogares y cientos de miles malviven en campos cercanos a la carretera que une la capital con la localidad de Afgoye.

Las graves dificultades de Somalia no son desconocidas para el mundo desarrollado y los organismos multilaterales. Situado en la cola de la periferia económica mundial, el país ha salido de la intrascendencia a partir de la piratería marítima. Otero cree que esta amenaza para las tripulaciones y las mercancías es una oportunidad para llamar la atención sobre el drama humanitario que padece la población somalí. “Vemos que se habla mucho sobre la cuestión comercial y de la seguridad de los barcos que pasan por aquí, pero lo que urge es pacificar Somalia. No hay otra forma de resolver el problema”, apostilla. Desde luego, Yemen no puede ofrecer una alternativa de bienestar para los civiles somalíes. Pero la opción de permanecer en Somalia no es una opción por la vida.

 Ricciaderlli, Álvaro e Irene Benito. “Víctimas de Somalia: entre la miseria, los piratas y los traficantes”, en El País. Sección Internacional. Jueves 21 de mayo de 2009.  Disponible en http://www.elpais.com/articulo/internacional/Victimas/Somalia/miseria/piratas/traficantes/elpepuint/20090521elpepuint_14/Tes

Anuncios

Un rayo de luz para los bebés azules

La hemoglobina es una proteína que se encuentra en la sangre y que se encarga de transportar el oxígeno a todos los órganos del cuerpo. Sus propiedades ópticas la hacen especialmente sensible a la luz exterior, que es capaz de sobrepasar la piel y otros tejidos humanos. Incluso el cráneo. Los científicos quieren aprovechar este principio para desarrollar técnicas para monitorizar la concentración de oxígeno en el cerebro de bebés con patologías cardiacas, prematuros y en adultos que hayan sufrido un ictus.

Físicos del Instituto de Ciencias Fotónicas (Icfo) de Castelldefels (Barcelona), neonatólogos del hospital infantil de Sant Joan de Déu de Barcelona y del hospital infantil de Filadelfia (EE UU) trabajan juntos en el desarrollo de un sistema para controlar los niveles de oxígeno en el cerebro de los bebés azules, recién nacidos que presentan este color porque su sangre no tiene suficiente oxígeno. En concreto, se probará con los que sufran trasposición de vasos, una malformación congénita que hace que las arterias aorta y pulmonar estén intercambiadas. En personas sanas, la aorta está conectada con el ventrículo izquierdo, y la pulmonar con el derecho; esto hace que la sangre oxigenada en los pulmones llegue al corazón y salga por la aorta para repartirse por todas las partes del cuerpo. En los bebés azules, están conectadas al revés, lo que hace que la sangre oxigenada vuelva al pulmón y no circule por el resto del cuerpo.

Para evitar la muerte, nada más nacer se les practica con un catéter una incisión en la pared ventricular. Es una solución temporal que permite que se mezcle la sangre oxigenada y la que no. A las dos semanas, los médicos ya pueden operarlo y reconectar las dos arterias correctamente.

Durante todo este tiempo, los médicos vigilan el flujo de sangre en todo el cuerpo, con un pulsioxímetro colocado en el dedo también controlan con luz el oxígeno en la hemoglobina. Sin embargo, no permite precisar cuánto llega al cerebro. De hecho, la mala oxigenación cerebral podría ser uno de los motivos por los que más de una cuarta parte de estos bebés sufre diferentes niveles de déficit cognitivos. El sistema, desarrollado por Turgut Durduran, investigador del Icfo, consiste en una diadema con una fibra óptica que se coloca en la cabeza del bebé. Emite un tipo de luz láser que, en tiempo real, registra diferentes longitudes de onda según si es absorbida por hemoglobina oxidada o reducida. “Es un primer paso. Si funciona, podremos aplicarlo a otras patologías, tanto en bebés como en adultos, en las que resulta vital tomar medidas precisas sobre la oxigenación del cerebro”, afirma Turgut.

De momento, en el proyecto participarán los bebés azules que nazcan en el hospital de Sant Joan de Déu. “Conocerlo nos permitirá aplicar actuaciones más dinámicas y precisas”, afirma la neonatóloga Ana Riverola.

Ferrado, Mónica.  “Un rayo de luz para los bebé azules”, en El País.  Sección Sociedad.  Jueves 20 de mayo de 2009. Disponible en http://www.elpais.com/articulo/salud/rayo/luz/bebes/azules/elpepusocsal/20090519elpepisal_2/Tes

En Barcelona, con chilaba

 

Desconfianza, cinismo, proposiciones sexuales, explotación, excusas y mentiras, falsas negativas, picaresca y mucha miseria humana… Es lo que ha encontrado una escritora y periodista durante su recorrido durante 13 días por Barcelona vestida con una modesta chilaba de joven turca que busca trabajo y alojamiento. Una estremecedora estampa y un crudo realismo de lo que encuentran cada día -en Barcelona como en cualquier lugar de España o de Europa- miles de inmigrantes que sólo buscan una vida mejor

 

 

Mi amigo Mohamed me acompaña a la tienda del señor Fauzia, en la calle Sant Pau de Barcelona, donde voy a comprarme una chilaba y un pañuelo para la cabeza, que me ayudarán a parecer inmigrante como ellos. Bueno, ya sé que inmigrante no es exactamente la palabra, sería mejor exiliado económico.

Durante dos semanas, me haré pasar por turca de religión musulmana. Elijo el país por razones prácticas; viví en Turquía (hablo un poco de turco), así que si entro en contacto con extranjeros marroquíes o paquistaníes podré disimular mi condición de periodista.

Ya se acordarán ustedes que hace más de un mes, en Barcelona, 80 inmigrantes se encerraron en distintas iglesias, para reclamar ‘papeles para todos’. Al principio hicieron huelga de hambre. Ahora, son unos 700, y un grupo de mujeres se les unió el día 12, en otra iglesia. Muchos no tienen otro lugar donde dormir.

A lo mejor, si se hubiesen encerrado, qué sé yo, en Notre Dame de París, el mundo estaría mirando allí. Estoy segura de que los intelectuales solidarios de toda la vida habrían montado ya un concierto de apoyo. En Barcelona nadie les hace mucho caso, aunque es cierto que Paco Ibáñez y Marina Rossell cantaron para ellos (y les vimos mucho en la tele y en las fotos).

El señor Fauzia me enseña chilabas. Me gusta una, muy bonita, de color rojo, pero él y Mohamed casi se escandalizan: ‘¡Esa, no!’. Al final me quedo la que ellos escogen, que es negra con un discreto dibujo dorado. El pañuelo que yo quería, para la cabeza, tampoco les parece apropiado, creen que es mejor que me quede el gris, ‘que es más serio’. Obedezco. Mohamed me enseña a ponérmelo. Es fácil. Me miro en el espejo de la tienda y tengo la sensación de haber desaparecido, no me reconozco. Aunque Mohamed cree que las mujeres con chilaba están más guapas, pienso que me he echado años encima.

Salgo a la calle. Cojo el autobús con una mezcla de adrenalina y miedo. Tengo calor, pero no puedo quitarme el jersey de debajo de la chilaba. Está claro que los pasajeros no ven nada raro en mí. Lo noto enseguida porque una señora muy castiza murmura: ‘No, si al final los extranjeros seremos nosotros’. A su lado, en cambio, modernos y modernas, educadores de calle, barbudos, progres y chicas vestidas de lila o rosa adoran cederme el asiento, aunque ya tenga uno, y me sonríen con amor a la diversidad.

Es la primera prueba y la supero sin problemas, pero todavía no he abierto la boca. Hablar será más difícil. He ensayado. Cambio de orden las frases y convierto algunas íes en es.

Voy al bar de al lado de mi casa donde cada día tomo un café después de comer. Bajo la cabeza y pido agua: ‘¿Ponirme agua?’. Antonio, el camarero, me la pone sin reconocerme.

Encuentro una pensión en el barrio del Raval. Vale 1.200 pesetas la noche, pero si estás allí unos cuantos días, te arreglan el precio. Yo estaré dos semanas. No piden papeles. En general, allí, todo el mundo va a lo suyo, la mayoría son hombres solos. Mi habitación es pequeña. Hay dos plegatines individuales y una mesita de noche. El lavabo está al final del pasillo y muy de mañana se forma una cola para la ducha, pero las mujeres pasamos primero.

Es de noche y en el -llamémosle- salón veo la tele con los demás -llamémosles- huéspedes. Tomamos té. En el programa que estamos viendo, un invitado le dice al otro para llamarle tonto: ‘¡Tienes menos luces que una patera!’.

Sentada en una silla, a mi lado, está Malika, que vino en patera. Me confirma que su patera no tenía luces, por lo que, dice, riendo, es un chiste divertido.

 

DÍA 1

‘Chica extranjera se ofrece para trabajar como interina. Económico. Malika’. Éste es mi anuncio. Sale publicado al día siguiente, que es lunes, en la sección Servicio Doméstico de la revista Anuntis. Poner un anuncio en esta revista es gratis. Lo pongo por teléfono, desde una cabina, y el nombre de Malika es el primero que se me ocurre. Esta vez ya he procurado no llevar tanta ropa debajo de la chilaba. El primero que responde es un tal Carlos. Pregunta de dónde soy y cuántos años tengo. Había pensado quitarme seis, decir 28, pero se me olvida, con los nervios. Tengo miedo de que me descubra.

Al saber que soy turca, me dice, compungido, que habría preferido a una rusa. Después, quiere saber si ya he trabajado en el servicio doméstico, y creo que es mejor decir que sí. Me pregunta si quiero ser interina o fija. ‘No intiendo diferencia’, chapurreo. Procuro hacer pausas largas, como si me costase encontrar las palabras.

Entonces me explica lo que quiere. Pero tarda mucho en explicarlo, da vueltas y vueltas, para que yo lo adivine. ‘A mí me gustaría que estuvieras en mi casa, que me limpiaras y tuviésemos una amistad como marido y mujer. Yo te ayudaría con cien mil al mes. Te vestiría, te alimentaría…’.

Me asusto tanto que no digo nada. ‘¿Me entiendes, Malika?’, va repitiendo suavemente. Le pregunto si se refiere a que tengo que acostarme con él. Dice que sí. Y empieza a preguntarme si soy bonita. Si tengo hijos y marido. Creo que sólo lo quiere saber para hacerse una idea de si domino las cuestiones de cama, no es que le importe. Como no le contesto, insiste con educada impaciencia: ‘Pero ¿eres delgada o gruesa?’. ‘No sé’, digo, y yo misma me noto la voz acongojada, pero no se apiada. ‘Has hecho el amor alguna vez, ¿no?’, quiere saber Carlos. Le pregunto si no puedo ser sólo su mujer de la limpieza. Le digo que he huido de mi país buscando una vida mejor. ‘Y la tendrás. Aquí no te pegará nadie’, me explica, como si se diese por supuesto que allí sí lo hacían. Y sigue: ‘¿Pero eres bonita? ¿Te lo dicen? ¿Te dicen que eres bonita?’. ‘Nesesito trabajo honrado’, insisto, y él replica antes de citarme otra vez para más tarde: ‘Una pregunta indiscreta: ¿tienes mucho pecho?’.

No me he anunciado en la sección de contactos, pero me propone una alternativa. La alternativa es que (si tantas ganas tengo de limpiar) me busque una casa pero me acueste con él dos o tres veces por semana. Me ‘ayudará’. Me dará, dice ‘no sé, seis, siete, ocho… ¿Tienes buenas piernas? ¿Qué talla de sujetador usas?’. Me cuenta que trabaja en la caja de un bar, que es buena gente. Le digo que llame a una prostituta y replica sorprendido que lo que él me propone no es prostitución, ni mucho menos, es hacer de marido y mujer. Me da la dirección de la calle donde vive para que vaya a verle. Podría terminar el reportaje aquí y ya habría visto bastante.

 

DÍA 2

Busco piso. Dedico horas, días a ello. Desde un locutorio, llamo a unas veinticinco inmobiliarias y concierto citas para la tarde y el día siguiente. No digo que soy musulmana. Por teléfono, comerciales animosos me explican características: ‘Mucho sol, techos alt. Puertas ember. Listo vivir’.

Me recuerdan que tendré que traer una nómina que no sea demasiado reciente y, si no gano mucho, un aval personal. Tengo el aval personal, ya lo había previsto. Esa tarde veo unos cuantos pisos y ellos me ven a mí con la chilaba. Se ponen nerviosos. Unos se excusan diciendo que casualmente el piso que estamos viendo se acaba de alquilar. Otros me hacen ir hasta la oficina, redactan el contrato y al final me piden algo que no me habían pedido por teléfono. Papeleo. En el tiempo de ir a buscarlo y volver, el piso ya está alquilado.

 

DÍA 3

Así que hoy no me pongo la chilaba. Me pongo una peluca morena y ropa discreta. La cosa cambia. Veo un piso y digo que me interesa. Quedamos para firmar esa misma tarde.

Pero por la tarde me ven con la chilaba, se quedan catatónicos y el piso ya está alquilado. Si al cabo de un rato llama algún amigo mío preguntando por ese piso (el mío), le responden encantados que puede verlo cuando desee, que está libre. Si llamo yo, me contestan con educada impaciencia: ‘Oye ¿no te hemos dicho que ya está alquilado?’. Y así una vez y otra y otra. Una de las comerciales con la que he quedado tenía que enseñarme tres pisos en un mismo bloque. Me dice, al verme, que los tres se acaban de alquilar hace una hora. Me parece tan curioso que ya no dudo de que en Barcelona está actuando un peligroso inquilino en serie.

 

DÍA 4

En una inmobiliaria, sin embargo, están dispuestos a hacerme el favor de alquilarme algo. Algo que no es ni céntrico, ni grande, ni luminoso, pero que en definitiva me juran que es un piso.

Le pido a Mohamed que me acompañe. Estos días, para echarme una mano, ha descuidado un poco su trabajo. Es secretario de la Asociación Ibn Batuta, en la calle Sant Pau, donde se dan clases de español y catalán para extranjeros, y te ayudan a conseguir trabajo o papeles. Los profesores son voluntarios y los alumnos, por supuesto, también.

Cuando Mohamed y yo, que simulamos ser marido y mujer, vemos el edificio, el alma se nos cae a los pies. Parece construido por los herederos chapuzas del alcalde Porcioles.

Las únicas ventanas del bloque dan a un patio lleno de escombros, mugre y jeringuillas. Distinguimos una guitarra eléctrica, en el suelo ¿qué hará allí?, y una colonia de ratas.

‘Y ¿qué queréis?’, se disculpa la mujer de la inmobiliaria, ‘¿el hotel Ritz?’. Por el hueco de la escalera hay muebles tirados. Alquilar aquello cuesta 50.000 pesetas más un traspaso.

Subimos arriba. La mujer abre la puerta, con su llave, y siete personas, de pie, en la entrada nos miran atemorizadas.

‘Se irán el día 1’, nos promete la mujer, ‘se les ha acabado el contrato’. Mientras ella inspecciona el piso, hablo con ellos. Son ilegales y no pueden salir en la foto. Nigerianos. Nos entendemos en inglés. Me explican que les han estafado. La antigua inquilina y titular del piso, también nigeriana, llevaba seis meses sin pagar el alquiler, se fue y les hizo creer a ellos que a cambio de un traspaso de 200.000 pesetas podrían vivir allí. Se las dieron. Creyeron que todo era legal y ahora se encuentran con que tienen que irse porque la inquilina les engañó. Digamos que es la picaresca que siempre se da en las situaciones de miseria. Anita, una de las chicas, llora.

 

DÍA 5

En un comedor social conozco a Fátima, de Marruecos. No lleva pañuelo en la cabeza ni chilaba. Me explica que sin chilaba no la miran, pero que, sin embargo, vestir ‘a la europea’ es más caro y más incómodo. Fatima lleva siete años en España y empezó trabajando de interina. Ahora limpia por su cuenta. Se gana más. Pero se ha hecho daño en un pie y no puede trabajar.

Vivía con su hermana y su cuñado, en Barcelona, y cuando llegaba el sábado la encerraban en el lavadero para que no pudiera salir. Se escapó. Mientras comemos, me dice que jamás ha notado racismo, pero luego me explica que trabajó en la pastelería de dos hermanos solteros. Los hermanos también habían venido de otra tierra, eran, pues, emigrantes como ella, pero ya no se acordaban.

Fátima limpiaba el obrador. En el tiempo de las castañas y los panellets (pasteles típicos de Todos los Santos) había una saca de piñones en el mostrador y los dos hermanos la pesaban al llegar y al irse, para asegurarse de que nadie robara ni un solo piñón. Un día faltaban unos gramos y adivinen a quién despidieron. Después se descubrió que el aprendiz de pastelero comía mientras trabajaba, ya ves tú los piñones que puede comer un pastelero mientras trabaja. Pero Fátima no fue readmitida.

Me pregunta si me hace falta algo, y me da la dirección de un Centro de Servicios Sociales de barrio, donde tienen un sistema de vales para personas sin recursos, como ella o (cree que) yo. Te dan, por ejemplo, un vale de 2.000 pesetas (después de evaluar tu situación) y puedes ir al súper a cambiarlo por productos de primera necesidad. Es un buen sistema porque en los comedores sociales sólo tienen productos secos como arroz, o legumbres, o excedentes de la Unión Europea (a veces latas de cola), pero no fruta y verdura.

 

DÍA 6

Así que acompaño a Fátima al súper. Cogemos nuestra cesta verde. El súper pertenece a una cadena, yo he ido allí muchas veces cuando todavía no era Malika. No todos los supermercados aceptan trabajar con el sistema de vales. Les cuesta tiempo y dinero. Por los altavoces suena la música corporativa y la voz alegre y animosa de las ofertas. ‘¡Troncos de merluza congelados sólo a 600 pesetas kilo!’.

Hannan compra y va hacia la caja a entregar el vale. ‘Oye, ¡listas!’, aúlla la cajera con un tono agrio y desagradable que hace girarse a todas las compradoras, ‘si venís con vales de beneficencia, os esperáis, que aquí hay cola’.

Finalmente, cuando no hay ni una sola clienta, ni una sola, en el supermercado, puede ir a entregar el vale. La cajera vuelve a gritar: ‘¡A ver, guapa! Si llevas vales tienes que coger cosas de oferta! No puedes coger primeras marcas, ¿o no lo sabes? ¿Esta leche es de oferta? ¿Ves tú que esté de oferta? Cámbiala por una marca blanca, cojooo-nes’. En los servicios sociales me han explicado, después, que los vales no son para que te compres caprichos como laca o gomina, pero sí algo necesario como gel de baño. Y tienes que procurar comprar cosas de oferta. Pero a veces, cuando eres extranjero y todavía no dominas el idioma, no es tan fácil saber lo que está de oferta y lo que no. Además, no es asunto de la cajera.

Le cuento a la directora del centro lo que ha pasado. Se preocupa mucho, parece una enamorada de su trabajo, eficiente y nada paternalista. Me pide que acompañe al señor Amhed (que no domina el idioma todavía) a otro súper, con su vale.

Compra galletas bajas en calorías y, a juzgar por lo flaco que está, puedo jurar que es un error derivado del desconocimiento. Nos tratan con normalidad. Se forma una cola muy larga por culpa nuestra. Ahmed mira al horizonte. Los de la cola se esperan con educada impaciencia.

 

DÍA 7

Me llama un anciano de 72 años, por lo del anuncio. Se llama Jaume y por el prefijo sé que es de Tarragona o provincia. Éste me pregunta si soy filipina. He recibido hasta ahora 11 llamadas, contando la de Jaume, todas de hombres y todas pidiendo una criada que se quiera acostar con ellos.

Tardo un montón de rato en hacerle entender que soy turca. ‘¡Ah! Así que eres europea también’, se sorprende: ‘Hubiese preferido una filipina, son más dóciles’.

Luego me cuenta que vive en una casa enorme con una fachada de piedra que los turistas siempre fotografían. Le pregunto el nombre del pueblo, pero no me lo dice. Lo que me dice es que iremos a la Costa Brava de excursión, los dos. Con éste no hace falta fingir ni el mínimo acento. Me pagará 60.000 pesetas al mes, dormiré allí, tendré un día libre a la semana. ‘Son las tarifas’, me hace creer. ‘Un viejo solo que no esté enfermo son 60.000. Si fuesen dos viejos, serían setenta, si fuesen tres, ochenta…’.

De lo que deduzco que para poder vivir tendría que cuidar a siete u ocho ancianos (sanos). ‘No busques más, son las tarifas habituales’, insiste. Y luego, me promete que si soy honrada me dará un premio. ‘Yo tuve a una dominicana (ésas son unas vagas) y un día que fui al restaurante a comer me robó el carné de identidad, para hacerse papeles para ella y para toda su familia’, desvaría. ‘Si me robas tendré que denunciarte como a ella. Yo he sido inspector de la Renfe, te lo advierto’.

Jaume me anuncia que al día siguiente cogerá el Catalunya Exprés y a las diez estará en la estación del paseo de Gracia. Nos encontraremos en la parada de los taxis. Como detalle hacia mí, me dice que vendrá con un gorro ‘árabe’ en la cabeza que le regaló un amigo musulmán. ‘Así me conocerás y yo te abrazaré y te daré un beso’, me promete, cosa que ya me asusta un poco.

 

DÍA 8

Cuando nos encontramos, no sé muy bien cómo, el hombre empieza a hablarme de sexo. Me cuenta que él ‘ya no puede hacer el amor’, pero que sin embargo le gustan los vídeos pornográficos y la educación sexual. Al rato ya me está contando cómo se pone un preservativo.

Que la persona para la que trabajarás te empiece a hablar así, cuando te acaba de conocer, de verdad que da mucho miedo. Una mujer sin papeles podría desaparecer en esa casa de piedra, y ¿quién la buscaría? ¿Quién me ayudaría si este hombre me hiciera daño?

En un momento dado, Jaume me empieza a sobar de arriba a abajo, con unas manos muy fuertes, como agarrotadas, y cuando quiero quitármelo de encima, cuando le digo que me deje, me amenaza con denunciarme y grita que le he robado. Todo el mundo me mira. Salgo corriendo.

 

DÍA 9

Me llama un tal Marcos y me dice que busca a alguien para que le limpie la tienda de comestibles, así que quedamos en una gasolinera cercana a su casa. ‘No te engañaré, habría preferido una cubanita’, me confiesa cuando me ve, pero aun así está dispuesto a contratarme. Me doy cuenta de que todos se han hecho una composición injusta y estereotipada de las mujeres según su procedencia: cubana igual a cachonda, filipina igual a sumisa, rusa igual a tía buena…

‘Me gustaría que limpiaras mi tienda de comestibles, por las tardes, por 10.000 al día. ¿Te parece bien?’. Me parece increíble. ‘Pero lo que busco es que seas liberal’. Si no fuese tan triste todo esto, me echaría a reír. Limpiar siendo liberal.

Le digo, tímidamente, que preferiría no ser liberal. Se sorprende: lo que me propone no se puede llamar prostitución, me aclara con educada impaciencia: ‘No, no, no es acostarse en plan industrial, mujer, yo soy particular’. Le digo que no, y ya no es educado: ‘Hay más putas que clientes, ¿sabes? Y las putas son personas estupendas, muy honradas, que te enteres; los que no son honrados son los que roban y los que mienten como vosotros, que me parece que vienes tú del limbo. ¡Putos moros!’.

 

DÍA 10

Mohamed me presenta a su hermana, Naïma Bhakat. Me acogen en su casa. Cuando llegamos, Naïma está terminando de comer mientras ve un programa de cotilleos. Después charlamos, pero la tele se queda encendida. En el telediario no paran de hablar de ‘avalanchas’ de inmigrantes que cruzan el Estrecho. Naïma trabaja en el servicio doméstico, pero por su cuenta. Empezó de interina. Conoció a su marido (también marroquí) en Barcelona y se casaron en el pueblo de ella. ‘Dos años de trabajo sirvieron para pagar la boda’. Tienen una niña pequeña y Mohamed, que es soltero, vive también en la casa.

Naïma prepara un té y, cuando lo estamos tomando, hace algo que millones de casados del mundo, no importa la religión o el lugar donde vivan, están haciendo en estos instantes. Nos enseña el vídeo de su boda. Su hermano, sin embargo (y esto también es igual en todas partes) es el que no suelta el mando. Hablamos de esto y aquello. Mohamed me cuenta que sólo se casará con una mujer que adopte su religión. Y añade: ‘Me dan pena estas chicas que vienen aquí en busca de una merecida libertad y confunden libertad con libertinaje. Descubren la noche, beben…’

Durante estos días, obligados por el reportaje a hacer de marido y mujer, discutimos todo el rato el uno con la otra. Él y yo tenemos ideas propias y muy distintas sobre la vida. Después de pelear como urogallos, sin embargo, nos reímos bastante.

 

DÍA 11

En las tiendas de ropa elegante, esas tiendas que tienen pestillo, no me abren. Me ven y me dicen que no con la mano, desde dentro, como si yo pidiera limosna. En los grandes almacenes miro las joyas. Directamente, no me atienden, aunque espero 15 minutos. Las empleadas hacen como que tienen trabajo, se van y no vuelven.

Voy a la sección de perfumería. Espero con el monedero en la mano. Una chica se cuela. No es mala intención. Es que no cree que yo quiera comprar nada.

‘Le toca a esta señora’, dice, tímidamente, la empleada jabonera. Con la chilaba y el pañuelo soy una señora. Me sonríe con educada impaciencia. Señalo un jabón para pieles mixtas. ‘¿Jabón para pieles mixtas?’, repite, afirmando, con cantinela perfumera. Me lo enseña. Está nerviosa. Le doy mi tarjeta de crédito. Hay un revuelo imperceptible en el mostrador.

Enrojece. No quiere ser desagradable. No quiere que pase nada. No es racista. Le doy el pasaporte antes de que me lo pida. Parece aliviada. ‘Tendremos que mirar la última página…’, canta también, refiriéndose al pasaporte. Comprueba que mi pasaporte y mi tarjeta de crédito coincidan. ‘¿Pero esto dónde es?’, me pregunta. Esto es mi pueblo, en la provincia de Barcelona (parece que también le suena muy raro). Se las lleva. Vuelve. Se las vuelve a llevar y llama al encargado. Pasa tanto tiempo que seguramente el jabón ya ha caducado. El encargado me pregunta si el pasaporte es mío. Finalmente hay consenso: ¡me cobrarán! Nunca un comprobante ha sido tan sospechoso, al salir. ‘Tendrá que firmar, ¿eh?’, me advierte ella. Bueno, pues firmo. ‘Sobre todo, por su bien, no pierda esto’. Esto es el tique de caja. Lo llevo en la mano, muy visible, pero en la puerta, el vigilante de seguridad cree oportuno registrar mi bolso, registrar el jabón y comprobar mi carné.

Por la noche, con Mohamed vamos al Maremágnum, la zona de ocio nocturno de Barcelona, en el puerto. Lo hacemos por rutina. En Barcelona y en todas las ciudades, igual que se hacen guías de lugares para tomar copas, se podría hacer la Guía alternativa de lugares donde gitanos, moros, sudacas, kosovares, etcétera, no pueden entrar.

Es difícil hacer fotos porque los vigilantes de seguridad están muy alertados. Día sí y día también hay incidentes. El último bochorno fue que le prohibieron la entrada a un famoso escritor marroquí que estaba unos días de promoción en la ciudad. ‘A éstos hay que dejarles pasar, que si no te montan el pollo’, oigo que le dice un portero a otro. Sin embargo, no todos lo ven igual y en un local donde pretendemos entrar hay ‘una fiesta privada’. Como Mohamed discute con él, conseguimos que avise a todos los vigilantes del recinto, que son muchos y empiezan a seguirnos. Al cabo de un rato, un amigo catalán que nos acompaña entra sin ningún problema. Seguramente la fiesta privada ya se ha acabado. Nada que no sepamos.

 

DÍA 12

Sin esperanza, llamo a una administración de fincas, pequeña, donde conozco a Miquel Ángel. A estas alturas soy muy desconfiada con los hombres, pero éste todo el rato habla de su mujer (Montse, que es peluquera) como si estuviera muy enamorado. Es un alivio. Le explico mi vía crucis inmobiliario y baja los ojos, avergonzado.

‘La mayoría de administradores no les alquila a los musulmanes’, me confiesa al cabo de un rato. ‘No tiene nada que ver con que ganes poco o mucho dinero. Son los dueños que no quieren. En cambio, los chinos les hacen gracia. Los americanos, ningún problema. Argentinos, no; chilenos, sí; magrebíes y kosovares, jamás. Los dueños no quieren’. Le escucho.

‘Nunca te dirán que no, claramente’, me cuenta Miguel Ángel. Su apellido es Romero y el lugar donde trabaja Fincas San Andrés. No tengo un especial interés en poner nombres, pero lo que me cuenta es tan increíble que temo que ustedes crean que me lo invento.

‘Tú ya lo has visto. El que te enseña el piso pierde la visita. Te lo enseña, redacta el contrato, pero en el último momento te pone una pega para intentar desanimarte. Te habrán pedido algo imposible de conseguir (seas de Tánger o de Manresa) como un aval bancario, ¿no?’.

Me cuenta que son los propietarios del piso los que le dicen al administrador: ‘Por favor, no me pongas en este compromiso’. Félix, el hermano de Miguel Ángel, se nos acerca. Dice que a pesar de que la culpa es de los dueños de los pisos, los administradores son cómplices de la situación.

Cuenta Félix que los emigrantes ‘somos’ los más cumplidores, porque sabemos lo que cuesta conseguir un techo y, sobre todo, porque nos exponemos a la expulsión; es decir, que los dueños no es que tengan miedo de que no paguemos. Pero le preguntan al administrador: ‘¿Y tú qué harías? ¿Vivirías al lado de un magrebí? Crees que en la escalera del alcalde o del president de la Generalitat hay magrebíes?’.

‘Los chinos les hacen gracia’, sigue Miguel Ángel. ‘Un chinito’, te dicen. ‘Es terrible esta manera de ver al extranjero. Gitanos y musulmanes os lleváis la peor parte. En la administración teníamos el piso de una señora millonaria de Portugalete. Vino el abogado de los clientes y nos dijo: ‘Mis clientes se lo quedan’. Cuando alguien quiere quedarse un piso sin verlo es porque normalmente tiene problemas para que le alquilen. Eran gitanos. Llamé a la señora en un aparte. Me decía: ‘Ay, Dios mío, Dios mío, está en tus manos, ¿cómo los ves?, ¿cómo los ves?’. ‘Como todo el mundo señora’. ‘Ya, pero son gitanos’. No quiso. La clienta llorando, decía: ‘Por favor, que es la segunda vez que nos pasa’. Ese día lo vi claro. No puedes ser cómplice de esta gente’.

Le pregunto qué se puede hacer y me da algunos consejos. ‘Nunca demuestres prisa. No digas ‘lo quiero para hoy’. Si puedes, abre enseguida una cuenta corriente. Si no tienes papeles pero trabajas en negro, procura ingresar cantidades regulares cada mes. De esta manera, la inmobiliaria podrá pedirle al banco lo que se llama una carta de confort. Eso significa que el banco cree en tu solvencia. Es ilegal que te pidan que firmes la renuncia voluntaria al piso. Te la habrán pedido’. Le digo que sí. Me cuenta que esta cláusula permite al dueño echarte del piso mañana mismo, si quiere.

‘Nunca te fíes de esas inmobiliarias que te piden dinero a cambio de darte direcciones de pisos. Es una estafa. Viven de vosotros’. También he ido a una de esas inmobiliarias, claro. Y también me han estafado.

‘Pero tienen el símbolo del Ayuntamiento y la Generalitat en el anuncio’, protesto. ‘Eso significa sólo que en caso de conflicto no se someten a los juzgados, sino al servicio de consumo de la Generalitat. Nada más’. Después me promete que me encontrará el piso. Ahora, cuando escribo esto, ya lo tengo.

 

DÍA 13

Me sale un trabajo. Dirán ustedes que setenta mil al mes por vivir en una casa extraña, levantándote a las siete y acostándote a las doce, y con un solo día de fiesta a la semana, es una explotación. Sí, claro. Pero después de Carlos, de Jaume, de Marcos y de todos los demás, cuando me llama una mujer con tres hijos no puedo creer en mi suerte.

Cojo un autobús a la Bonanova, una zona bien de Barcelona. En el autobús veo a otras extranjeras que seguramente también trabajan en el servicio doméstico.

Me recibe la señora. Se llama Laura, dice. Va vestida de blanco, con una ropa de estar por casa como de punto. Tendrá unos 45 años y es guapa y delgada. Pasamos al salón, donde hay una mesa baja llena de libros de arquitectura y bolas de madera, encima. Me pregunta si quiero tomar algo, y mi obligación es decir que no.

Me pregunta si sé cocinar al estilo europeo. Supongo que se refiere a si sé hacer judías tiernas con patatas, o tortillas, o sea, que digo que sí. Parece amable, demasiado, se diría. Me habla, sin querer, como si yo fuera una niña. Me enseña los electrodomésticos. Esto es un calentador, esto es una lavadora, ya te enseñaré a usarla, como si a mí, al verlos, me tuviese que dominar la maravilla. El piso es blanco. Nada de paredes amarillas y sofás azules como en las casas de clase media. Todo blanco. Laura me pide las referencias. ‘Comprende que tienes que cuidar de unos niños’. Tengo unas referencias inmejorables, yo misma me las he escrito. Me enseña mi habitación, una habitación decente, con retrete incorporado. Comeré en la casa. ‘¿Podrías ir sin la chilaba y el pañuelo?’, me susurra. ‘El pañuelo, no’. Es para disimular el pelo corto (la peluca es muy chillona). ‘¿Tienes que rezar cinco veces al día, no?’. Quiere saber toda diversidad y mestizaje. Y después, con su buena fe, me pregunta una cosa que me preguntarán muchas veces durante estas dos semanas. ‘No pruebas el cerdo, supongo’.

Quedamos en que iré a trabajar dos días (de prueba) ‘a ver si nos gustamos mutuamente’. Me los pagará. Le digo que puedo empezar en ese mismo momento y le gusta que esté tan dispuesta. Empiezo. Sin soltar el móvil, limpio a fondo la cocina. Es una cocina lujosa de un opaco simpático. Ella entra todo el rato para decirme cómo tratar el acero inoxidable y la vitrocerámica. Los trato bien.

Llega el marido, Joan Ramon, y les oigo hablar de mí (no pueden sospechar que el catalán es mi lengua, claro, y que les entiendo). Comentan lo trabajadora y discreta que soy. Les asusta que no tenga papeles. El marido me saluda, en turco (habrá estado allí de vacaciones). Contesto sumisa y agradecida. Me preguntan si quiero quedarme a dormir esa noche, y digo que bueno, que iré a recoger las cosas. Les estoy gustando mucho, soy tan callada…

Y entonces les pongo a prueba. El marido (más curioso o menos tímido que la mujer) me pregunta cosas de mi vida en Turquía. Podría decirles que era campesina y que vivía en un pueblo sin electricidad, y les encantaría. Pero no se lo digo. Les digo que era profesora en la Universidad de Ankara y que escribía en un periódico. Les cambia la cara. No les gusta. Sigo metiendo la pata. Me ofrezco para dar clases de inglés y alemán a los niños, mientras los cuido. No contestan. Ella sonríe. Me pregunta con educada impaciencia:

‘¿Pero has trabajado antes de esto? ¿Ya podrás? Ya sabes lo que son tres niños’. Me proponen, entonces, que mejor me vaya a dormir a la pensión y que me lo piense. Ellos también pensarán y ya me llamarán. Me pagan la tarde de trabajo. Me voy y no me llaman.

Cuando llego a mi casa, me ducho con agua (caliente). Enciendo la radio. En el programa que oigo nos dejan oír las palabras que dijo Marta Ferrusola, la esposa del president de la Generalitat, el martes pasado, en un coloquio en Girona, a propósito de los inmigrantes: ‘Tenemos que estar abiertos, pero esto de las imposiciones es una cosa muy fuerte, porque de aquí a diez años las iglesias románicas no servirán, servirán las mezquitas; su imposición es constante…!

Moliner, Empar. “En Barcelona con chilaba”, en El País. Domingo 25 de febrero de 2001. Disponible en http://inicia.es/de/diegoreina/cine/moliner_en_barcelona_chilaba.htm

 

Revisen este material. Espero sus comentarios en el blog.

ASESORÍA DE REPORTAJES

VIERNES 22 DE MAYO

MARTES 26 DE MAYO

 

  1. Alejandro.
  2. Ana Karen.
  3. Areli.
  4. Atenea.
  5. Carlos.
  6. Cristina Padilla.
  7. Edgar.
  8. Elizabeth.
  9. Erika.
  10. Ingrid.
  11. Irving.
  12. Jorge.
  13. Josué.
  14. Laura.
  15. Maite.
  16. Montserrat.
  17. Nadia Morales.
  18. Nadia Quiroz.
  19. Osiris.
  20. Pamela
  21. Priscila.
  22. Sergio.
  23. Tere.
 

  1. Allan.
  2. Argenis.
  3. Brenda.
  4. César.
  5. Claudia.
  6. Cristina Pineda.
  7. Eduardo.
  8. Efraín.
  9. Gaby.
  10. Hortencia.
  11. Iván.
  12. Jessica Alejandra.
  13. Jessica De la Rosa.
  14. Jessica Sánchez.
  15. Karen Ojeda.
  16. Karen Zárate.
  17. Mayra.
  18. Miriam Alejandra.
  19. Nitzia.
  20. Verónica.
  21. Yoni.

El miedo es más contagioso que el virus

Tras el terrorismo y la crisis económica, un problema sanitario propaga el temor ciudadano – La alerta está justificada; la alarma, no – La inquietud de la población es manipunable políticamente

 

El miedo es libre, pero también contagioso. Y si hay algo más veloz que un virus en fase de expansión, es la propagación del pánico, como acaba de demostrar la reciente alerta de pandemia por virus gripal H1N1. Aspectos tales como la demanda de Tamiflu en las farmacias por parte de población sana, los sacrificios masivos de cerdos, el veto de Rusia al porcino español o el punto de xenofobia con que se contempla a los mexicanos en algunos lugares de EE UU -hechos todos ellos que no responden a razones objetivas- no son daños colaterales de la enfermedad, sino diversas variantes del miedo como fenómeno de masas, esa epidemia de alarma social que corre en paralelo a la real. Porque, mientras la incidencia del virus parece de momento controlada, en Internet -auténtica incubadora de alarmas- y en la calle no decae el miedo a la pandemia. Pero, ¿a qué obedece? ¿Hay algún mecanismo social que siembre y difunda el temor?

En una década marcada por el terrorismo internacional primero y por la aguda crisis económica después, sólo hacía falta otra crisis sanitaria. La respuesta de la población ante la gripe producida por el virus H1N1 oscila entre la aprensión y el terror, entre la lógica preocupación y la hipocondria más desatada. Antes habían suscitado parecida reacción la encefalopatía espongiforme bovina (o enfermedad de las vacas locas), el síndrome respiratorio agudo severo (SARS, en sus siglas en inglés), o la gripe aviar, por no citar la amenaza bioterrorista del ántrax en 2001 o los atentados del 11-S y el 11-M. Fenómenos que no se pueden controlar, contingencias -hechos que pueden o no darse, como el contagio de un virus-, o sucesos con patrón de repetición disparan la alarma. Pero cuando, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los sistemas de salud de los países afectados, la situación parece estar bajo control, ¿de dónde surge el miedo?

“Del contagio de la incertidumbre”, apunta el sociólogo Jesús Gutiérrez Brito. “Es como un juego de espejos. Y la especularidad en cadena que se produce en la gente es una reacción casi instintiva, como cuando en una discoteca alguien grita fuego y todos huyen aunque no hayan visto llamas ni humo. Más que la gripe en sí, a mí me produce preocupación la preocupación del vecino, y así sucesivamente. Eso es más angustioso y moviliza más que la propia enfermedad. Hay que verlo también en términos de espectáculo: dar una bofetada a alguien en la calle no es un espectáculo; contemplarlo, sí”.

Este profesor de Técnicas de Investigación Social de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) considera que se están dando “dos epidemias en paralelo, como una metástasis social del espectáculo”. Los nuevos medios de comunicación informales (foros, chats, etcétera) aparecen en la diana de algunos analistas cuando se trata de buscar un origen o un altavoz a este contagio aprensivo. No son los únicos medios de comunicación puestos bajo la lupa. También lo están muchos de los tradicionales. “Los medios de comunicación saturan, aburren o divierten, y eso vale tanto para la pandemia como para la crisis financiera global o cualquier otro asunto. También sofocan una información; al principio la información sobre la epidemia era mucho más terrible que ahora, hoy está remansándose”, dice Gutiérrez Brito.

La sociedad del espectáculo que describe el sociólogo es también una cibersociedad que tamiza sus venturas, sus expectativas y sus dudas por la Red, así que la alerta de pandemia por el H1N1 no podía sustraerse al crisol de Internet. Bloggers, redes sociales y medios online han vehiculado las expectativas de la población, con todo lo que de bueno y de malo ofrece tal posibilidad.

Jesús Flores, profesor de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Observatorio de Periodismo en Internet, constata que, al contrario de lo sucedido con algunas catástrofes naturales -como el huracán Katrina en 2005-, en las que la Red resulta una herramienta muy útil de localización y apoyo, en la epidemia de la llamada gripe porcina “la información que prolifera en Internet tiene un efecto más bien adverso”. “Desde el primer día he recibido información procedente de colegas mexicanos, indicándome que algunos foros exageraban, no se ajustaban a la realidad”.

Un caudal de información desbocado, que se sustancia en contenidos colocados en plataformas fáciles de crear y a las que resulta aún más sencillo acceder, implica por fuerza -o por las prisas- no separar el grano de la paja. Así pues, junto a “información contrastada y veraz”, dice Flores, en la Red se multiplican también “simples habladurías o tergiversaciones” de información fidedigna, cuando no supercherías que ven en la epidemia una conspiración debida a intereses nada oscuros (de las compañías farmacéuticas, de los Gobiernos para aparcar el problema de la crisis, etcétera). Las teorías de la conspiración, por cierto, echan chispas en la Red. “Hay 80 millones o 100 millones de usuarios de redes sociales. A la inmensa mayoría les habrá llegado durante estas dos semanas algún link de información relacionada con la llamada gripe porcina. Pero el impacto de este alud de información no podremos valorarlo hasta que se diluya el estado de emergencia. Mientras tanto, es la credibilidad de los medios, sobre todo de los digitales, lo que está en juego”, advierte Flores.

El comportamiento de un individuo sometido a ciertas dosis de estrés puede acabar contagiando, como advertía el sociólogo Gutiérrez Brito, al vecino. Y eso, entre otros motivos, porque “las emociones negativas son más impactantes que las positivas”, dice el psicoterapeuta y psicólogo social Luis Muiño, autor del libro Perder el miedo al miedo (Espasa). “Por razones adaptativas uno necesita saber qué va mal, por eso el miedo es la emoción más creída. Las emociones positivas tienen menos impacto, porque son más difusas, más tibias. Es lo que se llama ley de asimetría hedónica. Lo negativo te lleva a la alerta”.

El papel de la información en la generación de la alarma también tiene mucho que ver, según Muiño. “La emoción vende; los datos, no. Y el miedo vende más que la tranquilidad. Tan difícil como desmentir un rumor resulta infundir confianza en una situación de pánico; de hecho, estas historias no se resuelven, se disuelven. Dentro de dos meses nadie se acordará de esto, como hoy nadie se acuerda de la amenaza del ántrax”. También hay una manipulación política del mecanismo del miedo, como bien podría ser el caso de decisiones precipitadas como la suspensión de vuelos con México o el veto a productos porcinos españoles en Rusia.

“La existencia de las armas de destrucción masiva en Irak fue el último ejemplo al respecto”, recuerda Muiño. Pero el miedo a su vez también funciona como mecanismo de manipulación, “en la política e incluso en la pareja; esto es algo que existe desde siempre”.

La ciudadanía revive atavismos, y se cree cercada por una peste de resonancias medievales. La aprensión llueve además sobre mojado: con o sin gripe, el miedo es el sentimiento humano más extendido, según un estudio del centro italiano de investigaciones sociológicas Censis. Dicha encuesta, realizada en las diez mayores ciudades del mundo, revela entre el 80% y el 90% de los habitantes de las mismas siente miedo; que éste es intenso en el 40% o 50% de las personas, y que llega a condicionar la conducta habitual del 10%. Uno de cada cuatro urbanitas considera su sensación vital como “de incertidumbre”; el miedo acucia más a las mujeres, a los más desfavorecidos, a los mayores y a los menos instruidos, según este informe. Pero, ¿justifican todas estas variables la epidemia de miedo que ha brotado de la mano del virus H1N1?

“El miedo es libre, pero en este caso conviene distinguir la lógica preocupación de la alarma, que es algo muy distinto de la alerta. Las autoridades sanitarias han activado la alerta y han dado respuesta a la amenaza, pero la alarma no está justificada”, afirma Andreu Segura, director del Área de Salud Pública del Instituto de Estudios de la Salud catalán y profesor asociado de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

La alerta, pues, es positiva; la alarma, injustificada e improcedente, porque la respuesta a esta crisis ha pillado a autoridades sanitarias y políticas con los deberes hechos. “El modelo de actuación que se ha adoptado se basa en el utilizado contra el virus de tipo H5N1 

[el de la gripe aviar], así que ya había mucho trabajo hecho y eso ha resultado muy útil. Tanto la OMS como los países afectados ya habían tomado medidas”, afirma Segura, quien valora especialmente el papel de los medios de comunicación tradicionales: “Los medios de comunicación españoles han dado notoriedad a la crisis, pero con mesura en los comentarios, espacio para opiniones heterodoxas y menos testimonios costumbristas que en crisis anteriores, como la de la gripe aviar”.

El balance de la OMS sobre la incidencia de la gripe provocada por el virus H1N1 era ayer de 2.500 infectados y 44 muertos, según la OMS. Los afectados se distribuyen en 25 países, principalmente México y Estados Unidos. A juzgar por este cómputo, estaríamos por tanto ante una crisis bien delimitada y de relativa intensidad… en comparación, por ejemplo, con los 12 millones de afectados -1,5 millones de nuevos casos al año- de leishmaniasis, una de las llamadas enfermedades olvidadas o desatendidas que asuelan el Tercer Mundo, como el dengue, el mal de Chagas, el cólera o la mortífera malaria. La desproporción en atención y recursos confronta por fuerza ambas realidades, pero los expertos en salud consultados subrayan la conveniencia de no oponer, ni enfrentar, casos por completo incomparables. “Justifico la situación de alerta

[en el caso del virus H1N1] porque es aguda, pero pediría que se haga también ese esfuerzo en el caso de las enfermedades olvidadas, que afectan a poblaciones olvidadas. Debería ser como cuando tienes un hijo con diarrea y otro con fiebre: por atender a uno no tienes por qué descuidar al otro”, señala Pilar Aparicio, experta en enfermedades tropicales del Instituto de Salud Carlos III de Madrid. “Un niño afectado por la forma visceral de leishmaniasis en Etiopía también puede morir a consecuencia de la enfermedad, pero la respuesta que necesitamos para la leishmaniasis no es una medida urgente [como las del virus H1N1], sino más investigación y más herramientas de control. A esto se dedican muy pocos fondos, y habría que destinar más”, concluye Aparicio.

Su colega en la OMS Jorge Alvar, distingue entre las enfermedades emergentes -como la presente epidemia-, “que crean alarma social”, y las enfermedades desatendidas, como las citadas. “Es correcto tomar medidas para su control, y eso no implica que se detraigan o desvíen fondos que corresponderían a las enfermedades olvidadas. Esto no lo veo como un problema, es mucho más preocupante la crisis financiera global. España es el primer donante del departamento de enfermedades tropicales desatendidas de la OMS, y ese compromiso no va a decaer”, asegura Alvar. “Como individuo, no me gustaría contraer una enfermedad emergente, pero considero oportunas y necesarias las medidas adoptadas para hacerle frente. La gripe aviar provocó pocos casos, pero si no hubiéramos adoptado medidas entonces hoy no podríamos encarar con éxito el virus de la gripe H1N1. Eso sí, las enfermedades emergentes crean una indudable zozobra social, es evidente”, dice. Entre otros motivos, porque se producen aquí al lado, en el mundo desarrollado o en países emergentes; es decir, en nuestro mundo.

Mientras los especialistas echan un pulso a los virus -los que se dedican a enfermedades emergentes son “velocistas”; los que investigan enfermedades olvidadas, “corredores de fondo”, bromea Jorge Alvar-, la puesta en escena de la crisis bien podría ser otro factor coadyuvante del miedo. Mascarillas, escafandras, gafas, trajes blancos, guantes; figuras que parecen sacadas de una guerra biológica -ésta es también una guerra contra un virus-, infunden un temor irracional en la ciudadanía.

Pese a su apariencia futurista, en esta enfermedad planetaria que es la gripe de origen porcino resuenan lejanos ecos de una plaga bíblica, de la peste negra medieval; de la epidemia a que hace frente el doctor Rieux en La peste, la novela de Albert Camus. Como partera de esta aprensión puede aparecer también la ciencia, que, según la investigación de Censis, provoca miedo al 13% de los ciudadanos “por temor a sus consecuencias”, mientras que el 41% la considera “un mal necesario”. Por no hablar de la tecnología, que asusta a un 54,3% de los ciudadanos, según la encuesta de Censis. No obstante, “la tecnología es potencialmente buena”, recuerda el profesor Jesús Flores.

Tan buena, que algunos, y no sólo los fabricantes de mascarillas, se frotan las manos ante el negocio. Los detectores de enfermos de la nueva gripe -sensores que supuestamente localizan alrededor del interesado personas infectadas, para evitarlas- se venden en Internet por cantidades escandalosas. Y una aplicación informática denominada rastreador de gripe detecta casos confirmados o probables, lo que, en el segundo caso, añade aún más desazón al agobio. Porque, como recuerda el psicólogo Luis Muiño, “lo peor es tenerle miedo al miedo”.

 Sánchez-Vallejo, Ma. Antonia. “El miedo es más contagioso que el virus”, en El País. Sección Sociedad. Sábado 9 de mayo de 2009. Disponible en http://www.elpais.com/articulo/sociedad/miedo/contagioso/virus/elpepusoc/20090509elpepisoc_1/Tes

Un servicio de salud cómplice del virus

El brote del H1N1 descubre las carencias de la sanidad de México – Ir al médico suele ser una pérdida de tiempo y dinero

 

Hace dos días que la gripe no mata a nadie en México. Ya se sabe que las muertes confirmadas son 16, pero unas jornadas atrás -cuando el Gobierno barajaba una cifra de hasta 160 fallecimientos atribuibles al nuevo virus-, los periodistas preguntaban una y otra vez a cuanto responsable institucional se les ponía delante: ¿Por qué está muriendo gente en México y en otros países no? La respuesta siempre era la misma: “Porque los enfermos llegan tarde al hospital, cuando ya no se puede hacer nada por ellos”. A los periodistas -también al que suscribe- se les olvidaba insistir con una pregunta capital: ¿y por qué llegan tarde?

 

Vaya por delante una pista. O mejor, dos. El caso de Manuel y el de Óscar. Manuel tiene 63 años. El martes día 21 de abril se sintió mal, con los síntomas de una gripe. El miércoles, empeoró. El jueves, ya estaba fatal. “Mi esposa me llevó con el doctor César Decanini, a su consultorio del Hospital Inglés. En cuanto me revisó, me dijo: yo creo que es influenza. Voy a buscar al especialista”. Unos minutos más tarde, Manuel era sometido a pruebas de sangre, radiografías, tomografía, suero, medición de la capacidad respiratoria… “A las diez de la noche, el prestigiado médico neumólogo Eulo Lupi me informa que debo ser hospitalizado, que mi capacidad respiratoria está al 50% y que los pulmones se están deteriorando con rapidez. Por suerte, el doctor Decanini tenía en su consultorio una caja del antiviral indicado. Tomé la pastilla”.

 

El segundo caso es el de Óscar. Cinco años y siete meses. El jueves 16 de abril, el niño se puso mal. Su madre lo llevó a la clínica 11 del Seguro Social. “No lo quisieron recibir”, cuenta su tía, “porque no tenía fiebre. Nos dijeron que era una gripe normal”. Por la tarde, Óscar empezó a vomitar y lo llevaron a otra clínica del Seguro Social. Tampoco lo atendieron. Al día siguiente, a las seis de la mañana, Óscar empezó a sufrir convulsiones y, entonces sí, lo ingresaron de urgencia. Cinco horas después el niño ya estaba muy grave con un cuadro de neumonía. Lo pasaron a un cuarto de Terapia Intensiva… junto con otros ocho niños.

 

Casi no es necesario decir que Manuel se salvó. Óscar, en cambio, murió a los nueve días de sentir los primeros síntomas, tras sufrir un calvario de hospital en hospital. Manuel es dirigente de un importante partido político, fue secretario (ministro) de Relaciones Exteriores, diputado federal y hasta candidato a la presidencia de la República. Óscar, en cambio, era el hijo menor de una familia sin recursos.

 

¿Quiere decir esto que en México están sobreviviendo los ricos y muriendo los pobres? No hay datos para responder con certeza a esa pregunta. Entre otras cosas, porque el Gobierno tiene guardada la lista de los 16 fallecidos en un cofre con siete cerrojos. Según el secretario de Salud, José Ángel Córdova, el mutismo sobre la identidad de las víctimas intenta evitar “la estigmatización” de sus familias. Pero lo que sí es incontestable es que fuera de México se están detectando muchos casos de influenza y, salvo en Estados Unidos -donde sí falleció un niño mexicano de 23 meses-, nadie ha muerto por el momento. Más allá del desenlace, lo que sí demuestran de forma muy gráfica los casos de Manuel y de Óscar es la forma del mexicano de enfrentarse a la enfermedad.

 

Durante los últimos días, inspectores de la Organización Mundial de la Salud han recorrido los estados de México donde se han producido casos de esta gripe -mortales o no- intentando descubrir algún común denominador entre las víctimas. No lo han encontrado de una forma determinante, aunque uno de ellos ofrece su sensación sobre el terreno. “Está muriendo gente pobre. ¿Por qué? Porque es la gente que está acostumbrada a ponerse enferma, a pasar gripes más o menos fuertes y no ir al médico. Si los mismos síntomas los tiene un soldado de una base americana, en 10 minutos está en la enfermería. Es una cuestión de costumbres sociales. La gente sabe que acercarse al médico cuesta dinero”.

 

Hay una frase muy común en México entre las clases más humildes: “Tú te puedes sentir mal, pero no te puedes enfermar”. La enfermedad es una ruina. Nadie va al médico a las primeras de cambio. Y, desde luego, nadie va al médico por una gripe más o menos fuerte. Ir al médico -salvo para las clases exclusivas que disponen de seguro médico y hospitales de lujo- supone casi siempre una pérdida considerable de tiempo y de dinero.

 

México ha crecido mucho en los últimos años y hasta se trata de tú a tú con los países más desarrollados del mundo. Pero ese estirón no está siendo homogéneo. Para desesperación de sus gobernantes y vergüenza de sus conciudadanos, la imagen que México está ofreciendo estos días al mundo es la de un gigante al que se le quedaron cortos los pantalones. Estos días de angustia están dejando al descubierto las pantorrillas del sistema. La guerra al narcotráfico dejó casi en el olvido que un 40% de sus 100 millones de habitantes vive en la pobreza absoluta. Y el brote de la gripe está poniendo al descubierto que el sistema de salud no está a la altura de las circunstancias.

 

¿Qué hace un mexicano cuando se siente enfermo? Lo que viene a continuación es la síntesis de un sondeo realizado entre vecinos del Distrito Federal con distintos niveles de ingresos. Lo primero que hace, coinciden todos, es aguantar. A ver si se pasa la fiebre, a ver si con un vaso de leche caliente y una buena cura de sueño… Lo siguiente es acudir a la farmacia.

 

La cuestión farmacéutica merecería capítulo aparte. Los medicamentos en México son más caros que en Europa y que en la mayoría de los países de su entorno, pero tienen una.. ¿ventaja?: se venden sin receta en cualquier esquina. Hay cadenas de farmacias que están abiertas a todas horas. Y disponen de todo. Desde ansiolíticos hasta Viagra. Para fomentar el consumo de sus productos, los dependientes ofrecen de vez en cuando muestras gratuitas a sus clientes. De la misma forma que en un supermercado se convida al cliente a una porción de queso manchego. Antes de que se asustaran por los crímenes del narcotráfico, los norteamericanos cruzaban la frontera en romería para abastecerse de toda clase de potingues.

 

La segunda opción -si el medicamento no ha hecho efecto-es mover “la palanca”. La traducción al español peninsular sería “buscar un enchufe”. El mexicano es experto en eso. No por afición, sino por necesidad. Una vez que se llega al consultorio o al hospital, y hasta cuando los casos son graves, es fundamental buscar a un amigo que agilice los trámites para ver al doctor.

 

Los mexicanos saben -y así lo atestiguan las encuestas- que sus médicos son buenos, incluso muy buenos, y que los hospitales del servicio sanitario disponen de instrumental moderno y eficaz, pero no suficiente. De hecho, el paciente tiene que pagar en muchos casos parte del tratamiento. “A mí me pasó el otro día”, explica el padre de un muchacho que estuvo ingresado recientemente, “la atención fue muy buena, pero el hospital no disponía de determinadas medicinas que le hacían falta a mi hijo. Me dijeron que la única solución era que yo las consiguiera en el exterior. No se trataba de un caso de corrupción ni de negocio encubierto. Sencillamente, no disponían de ellas. Así que salí del hospital, fui a la farmacia de enfrente y las compré”. En ocasiones, el paciente tiene que seguir idéntico método para conseguir las gasas que se van a usar en su operación y hasta la válvula que le van a implantar.

 

Un porcentaje considerable de médicos mexicanos trabaja media jornada en la sanidad privada -hospitales al nivel de los mejores de Estados Unidos o de Europa- y la otra media en la pública. “El sistema es perverso”, admite uno de los doctores que practica el doblete, “pero funciona. A veces, a mi consulta del Seguro Social llega una persona con una dolencia determinada. Yo la atiendo, pero tanto esa persona como yo sabemos que, cuando salga de mi consulta, la próxima cita ya no se producirá hasta dentro de semanas o incluso meses. ¿La solución? Que la próxima cita sea en mi consulta privada. En el caso de que necesite ser intervenido quirúrgicamente, yo intentaré -si veo que esa persona no tiene los recursos suficientes- traspasarla de nuevo al sistema público, para que sea operada de forma gratuita…”. El sistema está tan acostumbrado a funcionar con ese juego de palancas que los dos grandes servicios paralelos de salud -uno para los trabajadores comunes y otros para los funcionarios públicos- disponen de personas que facilitan el mecanismo a colectivos determinados como periodistas o políticos…

 

Todo iba funcionando gracias a un sistema de equilibrios fascinante -como tantas otras cosas en México- hasta que llegó la epidemia de gripe. Todo el mundo se percató de las graves fallas del sistema. Los laboratorios para analizar el virus no funcionaron y las muestras tuvieron que enviarse a Estados Unidos y Canadá. El Gobierno dispone de un millón de tratamientos antivirales, pero eso sólo supone que puede atender a un 1% de la población… El país que quería salir en la foto de los más grandes se ve obligado a reconocer que necesita con urgencia que el mundo le facilite millones de dosis de antivirales, 200 millones de mascarillas, cantidades ingentes de pañuelos desechables…

 

Desgraciadamente, en apenas dos semanas ha cambiado radicalmente la imagen de México en el mundo. De los abrazos con Barack Obama, el presidente Felipe Calderón ha pasado a estar prácticamente enclaustrado en su residencia oficial de Los Pinos. De su voluntad dependerá la fecha en que los 33 millones de estudiantes y los dos millones de profesores regresen a las aulas. Será una decisión complicada. Tan difícil que dicen que le provoca un gran malestar y arrebatos de mal genio. ¿Está el sistema de salud preparado para decirle al presidente de la República la fecha en que los niños mexicanos puedan volver seguros a la escuela?

 Ordaz, Pablo. “Un servicio de salud cómplice del virus”, en El País. Domingo 4 de mayo de 2009, disponible en http://www.elpais.com/articulo/sociedad/servicio/salud/complice/virus/elpepisoc/20090503elpepisoc_4/Tes

Academia Española de la Lengua no será “feminista militante”

EFE
El Universal
Madrid Domingo 03 de mayo de 2009
16:46 La Real Academia Española no se convertirá en “feminista militante” porque la lengua “no evoluciona por mandato”, dice su director, Víctor García de la Concha, en una entrevista que publica el último número la revista “Donde dice…”, de la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA).Las declaraciones de De la Concha coinciden con la celebración, entre los próximos días 6 y 8 en el Monasterio de Yuso (La Rioja) del seminario Mujer y lenguaje en el periodismo en español que organiza la Fundéu junto con la Fundación San Millán de la Cogolla.

El director de la Real Academia Española considera importante que se debata este asunto, pero advierte de que no se debe caer en un feminismo militante que nos lleve al desdoblamiento de ciertos términos.

“Siempre hubo, por ejemplo, un desdoblamiento de `señoras y señores`, pero ahora ya es `ciudadanos y ciudadanas`, `empleadas y empleados`… Eso podría llevarnos a algo tan ridículo como decir `voy a ir a verte con mis hijas y mis hijos para estar con tus hijas y tus hijos`, por ejemplo”, señala García de la Concha en la entrevista.

El director de la Real Academia Española sostiene que, además, el Diccionario de la Real Academia no sólo recoge el significado de una palabra hoy, sino el de que ha tenido a lo largo del tiempo y que por esa razón no conviene eliminar determinadas definiciones.

“En Castilla se dice muy frecuentemente `le hizo una judiada`, que es una acción mala que, tendenciosamente, se consideraba propia de los judíos. Evidentemente en la sensibilidad de hoy es políticamente incorrecto, pero si la quitáramos, ¿cómo leer a Quevedo?” reitera De la Concha, que explica también que a esas entradas ya se les ponen unas marcas que indican que esa acepción es poco usada o está en desuso.

Insiste De la Concha en que la Academia tiene un “cuidado exquisito” con esta cuestión, como lo demuestran las más de cuarenta mil enmiendas o adiciones que desde 2001 se han aprobado para solventar los problemas que pudieran existir en este sentido.

“Será muy difícil que no se nos escape algo, pero tampoco vamos a convertirnos en militantes, porque no nos lo perdonaría el pueblo” concluye el director de la RAE.

El director de la RAE presidirá este seminario, que reunirá a una treintena de periodistas, académicos, lingüistas y profesores especializados y al que también acudirán la directora del Instituto Cervantes, los presidentes de La Rioja, el BBVA y la Agencia Efe y el director de la Academia Chilena de la Lengua.

El seminario se ha planteado por medio de diferentes mesas redondas en las que, entre otros asuntos, se analizará si hablan y escriben igual las mujeres y los hombres, si los periodistas lo hacen igual cuando escriben para los hombres que para las mujeres o si los periodistas deben forzar el cambio hacia un lenguaje menos sexista.

El debate sobre el grado de machismo de la lengua española y, en concreto, de los medios de comunicación de habla hispana, centrará esta reunión, en la que participarán entre otras las periodistas españolas Montse Domínguez, Pepa Fernández y Margarita Rivière, la chilena Mónica González, la colombiana Yolanda Reyes, las lingüistas Violeta Demonte, Pilar García-Mouton, y la profesora Ana María Vigara.

EFE. “Academia Española de la Lengua no será ‘femisnista militante'”, en El Universal, sección Cultura, domingo 3 de mayo de 2009, disponible en http://www.eluniversal.com.mx/notas/595517.html